sábado, 29 de enero de 2011

Dulce locura

Yo llamo a la locura placer, un placer del que todos podemos disfrutar, porque dentro de cada uno siempre hay una gota de locura, la que nos impulsa a conseguir lo imposible.
En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.
La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario



De las distintas formas de besar que existen yo me quedo con la suya.