martes, 22 de febrero de 2011

Porque siempre hay algo que no encaja. Algo, siempre es algo, otra persona, un malentendido, o quizas, nosotros mismos. Nosotros, perfectamente imperfectos, algo increíble, duradero, algo impaciente, incomprensible, infeliz. Siempre con pecados, penas, errores, arrepentimientos, mentiras, dolor. Si mucho dolor. Heridas dentro de uno mismo crecen y crecen, una mirada, alguna que otra sonrisa falsa y aguantarse las ganas de llorar valen para ocultarlas. Nadie se dara cuenta de lo que siento. Solo quiero olvidar esto. Me muero por olvidarlo. Pero tambien me muero por besarle, por abrazarle, por decirle, gritarle, te quiero. Algo imposible, increíble, improbable. ¿y que importa? Los sueños no te los puede quitar nadie, la esperanza, esa cosa dentro de ti, que cuando el te mira, se despierta. Es imposible que el nunca halla sentido nada por ti. Probablemente halla sentido curiosidad por esa chica rebelde, aquella a la que todo le importaba una mierda y tres partes de otra, esa que se sentaba en una esquina y cantaba muy bajito canciones de desamor y sufrimiento, que le hacian esbozar una sonrisa torcida. Esa, esa chica, es la chica que le quiere.


No hay comentarios:

Publicar un comentario



De las distintas formas de besar que existen yo me quedo con la suya.