viernes, 6 de mayo de 2011

Y hubiera muerto por su risa. Hubiera sido su feliz esclavo. Que dolor sucio y traidor me envenena el corazón. Sé que ella nunca enloqueció y jamás perdió el control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario



De las distintas formas de besar que existen yo me quedo con la suya.