martes, 14 de junio de 2011

Sé perfectamente a que huele. A mi me recuerda al olor de la brisa marina. Supongo que es porque la primera vez que la vi, estaba sentada en la orilla del mar, con la mirada perdida en el horizonte. Desde que está conmigo todo huele así, y no me he sentido ningún día solo. También por las risas, y alguna que otra discursión, aunque merece la pena solo por ver las arruguillas que le salen en la nariz cuando se enfada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario



De las distintas formas de besar que existen yo me quedo con la suya.